Opinión

Volver al gym y no morir en el intento

Soy de las que prefieren hacer alguna actividad física en casa, yoga  por ejemplo, y de tener profe a domicilio pase a realizar mis practicas sola todas las mañanas, guiada por algunos libros y la memoria. Sin embargo desde el año pasado en que las actividades cotidianas, laborales y hogareñas, se descontrolaron un poco, me esta siendo muy difícil encontrar el espacio físico y mental para hacerlo. Por lo que decidí comenzar el gym…

Por supuesto no es lo mismo tirar el mat y ponerse a hacer estiramientos y posturas con el pijama o alguna cosa cómoda, que ir al gimnasio… por lo que la indumentaria paso a ser un pequeño inconveniente. Zapatillas claro, calzas y alguna otra prenda no muy habitual en mi guardarropas.

Hay todo un estilo deportivo y gimnasistico, que nada te que ver con el sporty chic o el sport de luxe. Mucha tecnología apalicada en telas y materiales diversos que aparentemente están a nanosegundos de realizar las rutinas por vos.

Comencé por la búsqueda de las calzas, descubrí que unas calzas promedio, de marca local, salían mas o menos cuatro meses de gimnasio, un poco menos si tomamos como referencia un pase vip con derecho a pileta, acua gym, yoga, pilates y todos los servicios y maquinas, me pareció excesivo, definitivamente estoy ingresando a un universo paralelo.

No muy feliz y decidida a no invertir una fortuna, comencé a buscar un par  de zapatillas.. Entre a la dimensión desconocida. Colores y formas exóticas, por momentos me encontraba buceanado en una percera caribeña (entre el calor de la calefacción y el colorido de los productos) y por momento me  transportaba a una película futurista entre Tank Girl y Marty McFly. No fue mucho mas alegre mi inmersión en el mundo del calzado deportivo, además de la desorientación de mis pies que se sentían comodos pero se veían extrañísimos, los precios no eran mejores que los de las calzas, un par de zapatillas, que solo me sirven para el gym (porque no iria ni a la panadería de la esquina enfundada en dos chicles de frutilla  masticados en exceso) estaban en el orden de los 6 meses de gym o más.-
image

Haciendo unos cálculos rápidos, entre zapatillas, calzas, remera y campera. Un solo outfit aprobado en casa deportiva para ir a transpirar un rato equivale a un año de gimnasio o a año y medio dependiendo de la cuota y las actividades x las que pagamos!!.

11050769_934023876643036_6587583371125583019_n

Despúes de dos días de misión  y frustración indumentaria, decidi que lo más importante era dejar las excusas y mover el esqueleto, mis converse y otro par de zapatillas trekinneras que me salvaron de la gripe en vacaciones, se ofrecieron voluntarias para hacer un poco de bicicleta, un outlet de OSX proveyó unas calzaas más que aceptables y alguna remera de pintar o de dormir cambiara de destino, después de todo, soy de la época en que íbamos al gym con lo que estaba a un paso de descarte…  y 1 y 2 s sweat baby sweat!

Estándar